Cuando estamos en una empresa de producción, debemos trabajar en pro de implementar nuevas metodologías de trabajo que nos permitan producir un mayor número de unidades en el menor tiempo posible, conservando o mejorando los estándares de calidad y la satisfacción de nuestro equipo de trabajo; por esto y porque sabemos que hay ocasiones en las que tu planta de producción no genera los resultados que esperas, queremos hablarte de la implementación de la teoría de métodos y tiempos que es una metodología de trabajo creada como una solución de la ingeniera para las empresas de producción.

Es importante implementar esta teoría, cuando encontremos una operación que no está siendo rentable, es decir, después de hacer las evaluaciones de eficiencia, nuestro colaborador no llega al Sam (Tiempo Standard Permitido) objetivo. Ten en cuenta que esta metodología no es otra cosa que realizar un estudio de todo lo que pasa alrededor de una operación para determinar estrategias que ayuden a mejorar el desempeño de nuestra planta.

A continuación encontrarás los pasos que debes seguir para evaluar una operación aplicando la teoría de Métodos y Tiempos:

  • Identificación: Lo primero es que tengas identificada la operación que está generando bajas eficiencias, para hacerlo, dirígete al puesto de trabajo de tu colaborador y contabiliza el tiempo que se gasta en llevar a cabo la operación, este proceso lo debes realizar en repetidas ocasiones para ir determinando las posibles razones de la eficiencia baja.
  • Ambiente:  para este punto debes tener en cuenta. 

    El orden del puesto de trabajo: revisa que no haya elementos externos a los necesarios para llevar a cabo la operación.

    La disposición de herramientas: ten en cuenta que debes contar con puntos estratégicos para las herramientas de trabajo.

    La iluminación: procura contar con lámparas que no generen calor y que logren dar luz homogenia a todos los puestos de trabajo.

    La Ventilación:Verifica que tu planta se encuentre a una temperatura agradable y constante

  • Puesto de trabajo: revisa la altura y el estado de la silla. Para medir la altura ideal de la silla, pon a tu colaborador de pie con la silla en frente, el asiento debe quedarle a la altura de la rodilla, ahora dile que se siente y rectifica que los pies estén totalmente apoyados en el piso, la espalda debe estar erguida y la zona lumbar apoyada en la silla, en cuanto a la mesa, su altura debe ser a nivel de los codos, permitiendo que los antebrazos logren estar apoyados sobre la mesa sin generar ningún tipo de pinzamiento, recuerda que este tipo de acciones no solo mejorarán la calidad de tu planta sino que te ayudará a prevenir malas posturas y posibles ausentismos por incapacidades.
  • Si tu planta cuenta con Sammu revisa la distancia y  la disposición de la Tablet, recuerda que es una herramienta que debe contar con soporte, y debe estar accesible para poder marcar las operaciones de manera rápida y óptima.

Al momento de estar seguro que  espacio de trabajo se encuentra en óptimas condiciones, debes analizar detenidamente la manera en que  tu colaborador está trabajando. Para hacerlo vamos a revisar los Movimientos Básicos de Costura, que consisten en todas las acciones que se deben realizar para llevar a cabo una operación, en el siguiente gráfico te mostramos el ciclo de los movimientos.

Movimientos De Costura
  • Alcanzar la pieza: consiste en medir el tiempo requerido para alcanzar las piezas que se van coser, este movimiento no debe ser eliminado, pero si puedes reducir el tiempo gastado, para hacerlo procura que las piezas necesarias para la operación se encuentren a una distancia prudente, es decir evita que tu colaborador se deba levantar de la silla, o estirarse demasiado, recuerda a menor distancia, menor es el tiempo gastado.

  • Tomar la pieza: es la acción que hace la mano para agarrar las piezas necesarias para llevar a cabo la operación, ten en cuenta que es un movimiento que no se puede eliminar, pero debes procurar que tus patinadoras dejen las piezas debidamente organizadas para la operación a realizar

    Por ejemplo, si se deben unir dos piezas y para esto una de las dos debe estar por el revés, la idea sería que la patinadora o la persona responsable, las deje organizadas tal como la operación la necesita. Así facilitarás el trabajo del responsable de la operación y evitarás posibles reprocesos

  • Posicionar las piezas: Este movimiento consiste en orientar, alinear y ensamblar dos o más piezas, antes de ingresar al prensatelas de la máquina. El posicionar es un movimiento que no puede ser eliminado, aunque en muchos casos se puede mejorar, la idea es encontrar la manera más sencilla de ensamblar las piezas

  • Coser las piezas: consiste en el movimiento de accionar el pedal para coser, procura que la máquina se encuentre en buen estado, además operativamente se debe revisar el número de paradas de acuerdo al trayecto que se debe recorrer en la pieza, recuerda que en cada tramo de costura hay dos movimientos del pie para presionar el pedal de la máquina, uno al inicio del tramo y otro al final, la idea es que, a tramos más largos, menos tiempo de costura va ser necesario

  • Rematar piezas: este movimiento se refiere a asegurar una costura para que no se suelten las piezas confeccionadas, aunque depende en gran medida de la programación de la máquina. La idea es verificar como lo está haciendo el responsable de la operación, ya que en muchas ocasiones por falta de conocimiento del uso de la máquina se gasta más tiempo del necesario. Seguido de rematar, hay un movimiento que es el corte del hilo para sacar la pieza de la máquina, actualmente casi todas las máquinas cuentan con esta operación de manera integrada, por esto debemos revisar como lo hacen nuestros colaboradores, pues muchas veces no saben usar la función corte en la máquina y lo hacen de manera manual agregando un movimiento de más que se traduce en tiempo.

  • Soltar pieza: consiste en el tiempo gastado desde el momento en el que se saca la pieza de la máquina hasta que se suelta en la mesa auxiliar, aquí debes tener en cuenta que el espacio que designes para dejar las piezas se encuentre cercano.

Es importante que sepas que ningún movimiento básico de costura puede ser eliminado, pero con el estudio de métodos y tiempos, la finalidad es que logres identificar factores que estén alterando la eficiencia de tu planta como: los desplazamientos innecesarios, la mala distribución de las piezas, los espacios subutilizados y la presencia en los puestos de trabajo de elementos diferentes a las herramientas necesarias para llevar a cabo las labores designadas

Por último, debes revisar el estado de la maquinaria de tu empresa, para esto, ten en cuenta los siguientes aspectos.

  • Velocidad de la maquina: corresponde a los RPM (Revoluciones por minuto) a las que está programada la máquina, ten en cuenta que la velocidad debe ser acorde al tipo de tela y la operación que se esté llevando a cabo.
  • Corte de hilo: verifica que las cuchillas de la máquina se encuentren con filo y en buen estado

  •  Remate: revisar la programación del remate de la máquina.

  •  Guías: este tipo de ayudas serán de gran utilidad para facilitar el trabajo y mejorar los tiempos de producción de nuestra empresa

  •  Hilos: revisa el estado de los hilos, recuerda que un hilo de mala calidad genera reviente y con esto demoras en la producción.

  •  Tensión de los hilos: La tensión del hilo no es otra cosa que la resistencia del hilo al coser.

  •  Limpieza y mantenimiento de las máquinas: cuidar nuestra maquinaria es cuidar nuestra fuente de trabajo, por esto te recomendamos que según el uso de tus máquinas cuentes con un tiempo para realizar mantenimientos preventivos.

     

Recuerda que con pequeñas acciones puedes hacer una gran diferencia, es por esto que ser rigurosos en el estudio de eficiencias, métodos y tiempos, permitirá que tu empresa funcione mejor. Ten en cuenta que en confección cada minuto cuenta, el reto siempre va ser disminuir el tiempo de producción